La personalización de camisetas (al igual que para otros tipos de prendas), es algo que se puede hacer de diferentes maneras, ya que a día de hoy existen diferentes técnicas que lograrán, que no solo el coste de aquellas sea diferente sino que los resultados finales tampoco sean iguales. Como para cada caso en particular puede convenir la utilización de uno u otro método, querríamos mostrarte en esta entrada las posibilidades que existen a día de hoy.

1. Bordado

Personalización con Bordado

 

El bordado es una de las técnicas más conocidas, por lo que no es necesario entrar en detalles demasiado técnicos. Probablemente es el sistema de personalización más adecuado para dar una imagen seria y profesional a las prendas. Por ello, es especialmente adecuado para ciertas prendas laborales, uniformes, ropa elegante en la que se muestren logos, material corporativo, merchandising de venta en tiendas, etc. No es tan conveniente el utilizarlo en prendas deportivas, debido a que hay tejidos muy delicados que pueden estropearse y además una prenda bordada puede rozarse con la piel y producir algunas irritaciones.

Por otra parte, la parte bordada puede ser desde un texto o un logo completamente personalizado y cosido sobre cada prenda de forma individual, hasta una pieza externa elaborada en otro proceso y cosida al efecto. Este trabajo es el más lento, minucioso y complejo de todos, por lo que suele acarrear unos mayores costes.

2. Serigrafía.

Continuando con las técnicas de personalización de camisetas y ropa en general, le toca el turno a la serigrafía, una de las más antiguas que se conocen. Ésta consiste en transferir una tinta a través de una malla tensada en un marco, quedando bloqueada en las áreas donde está la pantalla con la que se quiere personalizar cada prenda. La serigrafía por lo tanto, es un método de impresión que posibilita el reproducir una misma imagen sin que se pierda su calidad, pese al número de repeticiones del estampado.

Por todo ello es una técnica ideal para encargos en los que se requieran muchas prendas, ya que una de las labores más costosas de este proceso es elaborar la pantalla para personalizar, pero una vez está hecha ésta, se puede utilizar sobre cientos de prendas haciendo que se abarate mucho el precio de las personalizaciones. Además se adapta a la perfección a muchos tipos de tejidos, de tal forma que tiene cabida en proyectos muy dispares.

3. Sublimación

La sublimación es un proceso natural mediante el cual una sustancia pasa del estado sólido al gaseoso sin pasar por el líquido. Una vez explicado esto, y entrando ya en la materia que nos interesa aquí, la sublimación es una técnica que se emplea para el marcaje de objetos mediante la transferencia de tinta al objeto indicado gracias a la aplicación de calor.

La sublimación tiene a su favor que puede transferir imágenes y diseños de gran calidad en multitud de colores, y que además los resultados finales resisten muy bien el paso del tiempo, ya que la tinta se integra a la perfección con el tejido. Eso sí, éstos han de contener un mínimo de un 75% de poliéster, ya que no es posible sublimar sobre algodón (en el caso de personalizar objetos, éstos han de tener un barniz especial de poliéster). Por otra parte, los mejores resultados suelen darse sobre prendas blancas.

Por todo ello, la sublimación es la técnica más escogida para personalizar prendas técnicas deportivas, aunque también es cierto que poco a poco está utilizándose más en prendas de vestir informales, pues se han conseguido hacer combinaciones de poliéster que al tacto simulan ser de algodón (como por ejemplo esta camiseta).

4. Transfer

El transfer es una técnica decorativa que consiste en transferir las imágenes plasmadas sobre un papel en otra superficie. Su proceso es muy similar al de la serigrafía, salvo que en lugar de plasmar la tinta directamente sobre una prenda, primero se imprime sobre un papel, y luego el contenido de éste se transfiere a la ropa. Entonces, ¿qué ventajas tiene el recurrir a un papel como intermediario? Básicamente que pueden atenderse los encargos de forma más rápida, cuando éstos son escalonados.

Un ejemplo práctico de esto podría ser las reposiciones que necesita una tienda para un modelo de camiseta de merchandising. Puede que cada mes necesite una cantidad fija, en cuanto al número de camisetas que necesita reponer, pero puede ser que las tallas que requiera varíen mucho. Gracias al transfer, dicha tienda puede pedir la reposición de tallas más variadas, o tallas específicas que tienen muy poca rotación, sin tener que recurrir a pedidos grandes para que éstos le resulten rentables. Como la impresión no caduca ni se estropea, no importa que los pedidos se hagan de forma esporádica y escalonada, pues no se perderá su calidad.

5.Vinilo

El vinilo es un material plástico que se adhiere al tejido gracias a la aplicación de calor. En el mundo de la impresión textil, en esencia podemos distinguir dos tipos distintos de vinilolos de corte y los de impresión y corte. La técnica de personalización a través de vinilo suele utilizarse mucho para encargos de pequeñas cantidades. Posiblemente es la técnica que peor resiste el paso del tiempo, pero para encargos puntuales suele ser la opción más económica de todas.

Para terminar

¡Esperamos que te haya gustado el post! Ya que muchos nos han estado preguntando qué tipo de técnicas existen para personalizar camisetas y otras prendas de vestir, qué diferencias existen entre ellas, qué conviene más para cada tipo de tejido, etc. Hemos creído que era bastante conveniente el mostrar esta información en una entrada.

¡Nos vemos en el siguiente artículo o a través de cualquiera de nuestras redes sociales!

Entradas Recomendadas