Hoy en día, y cada vez más, en el mundo empresarial se utilizan muchos anglicismos y hay quien todavía no sabe exactamente a qué se refieren algunos conceptos. Por ello, en esta ocasión querríamos presentarte el “branding“, explicándote qué es a grandes rasgos, por qué es importante, qué aspectos has de tener en cuenta y qué puede ofrecerte una empresa desarrolladora de productos promocionales y merchandising, con respecto a este concepto.

qué es el branding¿Qué es el branding?

El branding es un concepto que se emplea para designar a la construcción de una marca. La construcción de marca supone la sucesión de una serie de procesos destinados a lograr que la empresa sea identificable por el público y por los propios integrantes de la misma, dotándola de una personalidad propia. Para ello se vale de ciertos activos como es el nombre, su logotipo, un eslogan, colores, sonidos, etc.

¿Por qué es importante y qué has de tener en cuenta?

Hoy en día es innegable que cada vez hay más competencia en cualquier sector. Ello hace que en muchos casos la diferencia de calidad entre productos y servicios entre empresas sea más difícil de percibir por los consumidores. Por ello la construcción (y por lo tanto el valor) de marca se vuelve un elemento imprescindible para poder diferenciarse, llegar hasta el cliente final y en consecuencia fidelizarlo.

Para comprender mejor qué aspectos se incluyen dentro del branding has de tener en cuenta los siguientes elementos:

  1. Elementos visuales. En este extremo podríamos incluir cosas tales como el nombre (naming), la tipografía, el color, el logotipo, el packaging y la identidad corporativa. Aunque cada aspecto por separado podría ser analizado de tal forma que diese lugar a un artículo propio, en esta ocasión nos vamos a limitar a mencionarlos. Eso sí, anteriormente ya le prestamos atención al tema del color, escribiendo un post sobre qué influencia producen los colores en los consumidores y por qué una empresa como Pantone es tan importante en ese sentido.
  2. Posicionamiento y comunicación. Las estrategias de posicionamiento de un producto o marca y cómo se comunica la empresa con el mercado (y por ende con sus potenciales clientes), son dos de los elementos más importantes en el branding, ya que determinarán en gran medida cómo se está llevando a la práctica la dotación de esa personalidad y diferenciación de la marca frente a la competencia. Has de tener en cuenta que estrategias de posicionamiento y de comunicación hay muchas, pero dependiendo del tipo de empresa a la que estés representando (también prefijada un poco por el apartado visual de la marca) hay algunos caminos que no son los más convenientes, pues pueden echar por tierra todo el trabajo realizado anteriormente.
  3. Fidelidad y servicio de atención al cliente. La búsqueda de la fidelidad es probablemente el gran objetivo de cualquier empresa y para lograrlo hay pocos medios mejores que los servicios de atención al cliente. Una empresa especialmente eficiente a la hora de subsanar problemas derivados de sus productos o servicios, suele ganarse el favor de sus clientes, ya que el contentar a un cliente insatisfecho puede ser una tarea muy ardua. Al mismo tiempo una emprea especialmente ineficaz, con casi total seguridad terminará por ver manchada su reputación, hasta el punto que cale en el subconsciente del consumidor (y llegados a ese punto es algo muy difícil de corregir). Por ello el servicio de atención al cliente fideliza y se asocia al branding de la marca.
  4. Arquitectura de marca. Este aspecto es especialmente interesante para aquellas empresas que gestionen diferentes marcas comerciales. La arquitectura de marca supone la gestión de diferentes herramientas que permiten a una empresa el organizar los objetivos, entornos y territorios de sus marcas, para que estas sean competitivas y resulten rentables. Sobre esta cuestión querríamos destacar este genial artículo de Branzai.
  5. Plan de marketing. Lo es todo en la planificación de la empresa, ya que un plan de marketing engloba a la actividad de toda la organización. Ha de reunir no solo a todos los elementos citados anteriormente, sino que ha de armonizarlos con otra serie de procesos indispensables que no necesariamente tengan que ver con el branding. Igualmente ha de ser coherente con la creación de marca para lograr unos resultados óptimos.

Cómo puede afectar la creación de productos y merchandising propio

merchandising para marcas

La creación de marca no es algo que se agote por la mera actividad, sino que ha de reforzarse con el paso del tiempo. Dicho de otra forma, de poco vale que crees un logotipo, un eslogan y que escojas unos colores corporativos, para que luego no hagas nada por reforzar esta creación. Aunque te distingas de tu competencia en cuanto a la apariencia externa de la empresa, será poco efectivo si no impulsas esa imagen con otras actuaciones. ¿Cómo se puede lograr este refuerzo? A continuación te presentamos algunas ideas interesantes:

  • La creación de ropa laboral personalizada (desde polos o camisas, hasta batas o pasando a prendas más específicas dependiendo del sector) es uno de los elementos que más ayudan a la creación de la imagen de marca. No solo transmite una mayor sensación de profesionalidad a los clientes (al mismo tiempo que en determinados comercios les facilitan la labor de identificación del profesional), sino que para el trabajador tiene también importantes implicaciones beneficiosas para su día a día (ahorro en tiempo y dinero, menor desgaste en otro tipo de prendas que posea, sensación de unidad para con sus compañeros o una mejor identifiación a quien representa). Hasta tal punto llega a ser importante esto, que hay ciertos uniformes (como los del personal de Correos) que sirven para identificar a la empresa, más rápido incluso que el detenerse a observar otros signos distintivos como el logo.
  • Creación de merchandising promocional. Si bien hay varios tipos de merchandising, el de tipo promocional se caracteriza por ser muy económico (siendo especialmente rentable para grandes cantidades), muy variado (que van desde bolígrafos, a tazas, pasando por bolsos, fundas de teléfonos móviles, etc.) y por no esperar una contraprestación económica por él (ya que habitualmente se regala dentro del seno de alguna promoción especial que haya organizado la marca). Sirve para tener algún detalle con los clientes y fidelizarles, haciendo que porten consigo un objeto con el logo de la marca, potenciando su branding y haciendo que para él y para su entorno sea más reconocible.
  • Creación de merchandising para venta. Este tipo de productos los realiza la marca con la intención de venderlos al público. Si bien depende mucho del tipo de negocio que estemos hablando, y del tipo de merchandising también, por lo general estos productos son de una calidad superior y las marcas que los comercializan suelen empatizar mucho con su clientela. Las llamadas “lovemarks” son algunos de los ejemplos de marcas que explotan mejor su imagen para este fin, aunque no hace falta ser Coca-Cola para poder sacar provecho de este segmento. La ropa y complementos de moda son algunos de los tipos más exitosos que puedas encontrar (o réplicas de un producto original, explotado por tu marca para una producción audiovisual, un libro, etc.)

Para terminar

¡Hasta aquí llega nuestro artículo de hoy! ¡Esperamos que te haya sido de utilidad! Si bien algunos de los puntos que hemos destacado en el post los desarrollaremos en el futuro, en principio queríamos introducirte a este apasionante tema del branding y sus potenciales implicaciones con el merchandising y que así pueda servirte de inspiración para tu negocio.

¡Nos vemos en la siguiente entrada y recuerda! ¡Si tienes dudas escríbenos un correo y trataremos de ayudarte en tu proyecto!

Entradas Recomendadas

Deja un comentario